lunes, 28 de septiembre de 2015

La utopía es el camino



El “lugar que no está en ninguna parte”
es la “u-topía”, y no es utopía;
no es absurdo el “no lugar”: es el camino,
el afán racional por transformar positivamente el mundo,
la propuesta de una alternativa
por hacer evitable lo que por inevitable se tiene,
cuidándose muy mucho de alcanzarla
porque la utopía que se cumple es distopía
claustrofóbica de ideales asfixiantes, 
ordenancismo que destruye 
lo que de humano tiene el ser humano, 
que debe tender siempre a la utopía
y nunca llegar a ella.

lunes, 14 de septiembre de 2015

Adquiere el libro De la tiniebla hasta la luz

Pulsa sobre la portada para comprar el libro en la Casa del Libro.


De la tiniebla hasta la luz
Editorial Siníndice, 2015

El libro está constituido por pequeños fragmentos poéticos estructurados en dos apartados: la tiniebla y la luz, ya que como se dice en la contraportada:

                                           Sin oscuridad no es posible que exista la luz, 
                                           e igual que un fuego está lleno de sombras, 
                                           así también hay destellos en la noche. 
                                           Sólo es preciso saber vivir
en precario equilibrio, 
                                           acatar que es imprescindible el pesar 
para que después venga la dicha.


TINIEBLA


Hoy la vida pide cuentas 
                    de todos mis actos, 
señalándome con su dedo impío 
el interés a cobrar por la usura del tiempo.

*

Quedar en manos de la noche, 
ésas que sólo amasan tiniebla y te abandonan a la suerte 
de ser como barcas desvalidas bajo el yugo del viento, 
a la suerte de ser como ciegos que intentan a oscuras 
enhebrarle un sentido a la vida.

*

Me tiembla la tinta de estas letras 
al pensar en mi muerte y en cuando muera 
y luego muera lentamente
                     en la memoria de los otros 
y un viento arrastre lo que soy y lo que he sido
al pozo hondo del olvido.

*

Soy el eslabón perdido 
en el bosque de los años, 
una casa vacía
en una ciudad abandonada,
el desierto más sin nadie, 
el sueño 
          de que todos se han ido del sueño 
y sólo quedo yo 
                     en mi jardín de flores negras. 


LUZ

Amanece un día y eres nube en la luz, 
hombre que puede decir lo que ama, 
como si las palabras que lo impidiesen 
fueran muros que se derrumban 
y sólo hubiera una verdad erguida en medio: 
eres aquel que imaginabas.

*

Me salgo de las ruedas 
de la gran maquinaria del mundo 
y consagro mi existencia al yo más insobornable, 
al que sueña, al que pasea por la vida 
asomado a la ventana 
hasta en el sótano más cerrado.

*

Siempre tenazmente obstinados 
en las sombras que proyecta la luz, 
nos cuesta advertir a la luz misma, 
mirarla limpiamente y respirarla
y al hacerlo desertar de todo pasado 
y de todo futuro, quedándonos simplemente
flotando en una especie de sueño que es un sueño
sin pesares ni deseos, en un mundo 
que es un mundo sin traiciones: 
                                densamente amigo.

*

Es hoy un día de ésos en los que amanece 
y es todo una única luz esplendorosa 
que pone en tus sienes un brillo traslúcido, 
un aire fresco de paseos junto al río;
una luz que te conduce por la senda de dejar
que acontezcan las cosas 
                    y que tú mismo acontezcas.