martes, 2 de junio de 2020

Después de la música



La llave que abre una puerta
sirve también para cerrarla:
es la luz que ilumina el mundo
la misma que lo oscurece.
Y el silencio es muy otro
después de haber sonado la música:
el más grande de todos.
Por eso el miedo a la muerte,
por esta intensa sensación
de estar tan vivos.
 
 

martes, 26 de mayo de 2020

Una nada sin tregua



La levedad de la vida me produce espanto,
pues acaso la vida no es nada
y nosotros nos engañamos, creyendo que es todo.
Edgar Allan Poe.

Parece surgir de ninguna parte
y acabar en ningún sitio;
calladamente se extiende
y lo penetra todo,
revelando que el horror
no es un espejismo,
sino la imagen última de lo real:
sólo se ve túnel al final del túnel,
una nada sin tregua.
 
 

martes, 19 de mayo de 2020

Respirando este milagro



Puede disputarse
si las cosas en general y el alma en particular
están hechas de fuego, de aire o de otro elemento;
pero de lo que no duda ningún hombre
es de que vive, obra, piensa, ama o desea.
San Agustín.

Incluso la muerte, con toda su incertidumbre,
si la piensas,
te entrega la certeza de ahora estar vivo,
respirando este milagro.
Así que, porque entiendes
que el alma no se nutre de fantasías,
sino de cosas auténticas,
un día abandonas la lejana y abstracta
realidad de las ideas,
consciente de que el camino a la verdad
se abre a través del júbilo de los sentidos.
Es hora de la plenitud soñada:
de una vida cuya esencia
es la íntima percepción de la propia existencia.
 
 

martes, 12 de mayo de 2020

Otra vida



Casi nada alcanza su meta,
sin bien excepcionalmente algo la rebasa.
André Breton.

En el interior de tu vida
hay otra vida: allí todo es literatura
y allí nada termina, como si no quisieras
nunca dejar de estar vivo.
Escribir te abre la puerta a posibilidades
insospechadas e incluso delirantes,
como la inmortalidad del alma.
Nunca llegarás a conocer
su inacabable extensión:
puntos de fuga al infinito,
en cada poema descubres
nuevos horizontes, insólitos paisajes,
incesantes ventanas a la eternidad.
 
 

martes, 5 de mayo de 2020

Vuelve la tarde



Como si no llegara,
como si no se hubiera nunca ido,
como hace ¿cuántos siglos?,
fingiendo que es la misma,
vuelve la tarde a morir en mi ventana
sin que nada pueda impedirlo,
sin que nadie logre detenerla,
igual que nadie sabe qué sentido
pueda tener tanto regreso.


martes, 28 de abril de 2020

Una voz en el viento



Y el futuro era un eco del pasado.
Pero ¿qué sucede cuando todo termina
y no es más que el principio?
No se puede encender un fuego
para buscar los límites del invierno.
¿Quién detendrá el frío de un mundo
del que todos los dioses han huido
y en el que todos los lugares son el mismo?
La noche absoluta, la noche sin sueños,
invade los caminos, te abraza
y tú nada tienes que ver con ella.
Imposible abrazar el vacío
y su anchura sin límites.
Sólo eres una voz en el gélido viento.
 
 

martes, 21 de abril de 2020

Y, de repente, no necesitas avanzar más



Mi obra se comprende de dos partes:
de la que aquí aparece,
y de todo aquello que no he escrito.
Y precisamente esta segunda parte
es la más importante.
Ludwig Wittgenstein.

Te diriges al centro de algo
y, de repente, no necesitas avanzar más.
Quizá, acercarse más sólo conduciría
a más distancia. Porque
llegar a un sitio no es nada comparado
con estar a punto de llegar
y quedarse ahí, en ese pálpito o intuición,
en ese oscuro conocer,
confiando todo el caudal de tu saber
al magisterio, a la belleza del misterio.