martes, 26 de febrero de 2019

La tangente



La razón está confinada en el tiempo,
la poesía vive en la eternidad.
Rafael Narbona.

La ciencia, que fantasea
con una realidad despojada de misterio,
trata de reducir el universo
a un conjunto de leyes matemáticas:
sólo existe lo que se puede medir o cuantificar;
como si no pudiera existir también una línea paralela
y sin preceptos, intangible
para las limitaciones humanas.
Por eso hay tantas certezas
que, estando ahí mismo, se alejan tanto
al intentarlas alcanzar.
Poco más que probable es lo evidente,
y, la razón, una luz confinada
en el tiempo del hombre,
que necesita del arte fronterizo de la poesía
para eclosionar en lo infinito,
en busca del punto de encuentro con la eternidad.
 
 

martes, 19 de febrero de 2019

El tapiz



Dijo Dickens acerca del tiempo
que es el más grande y más antiguo de todos los hilanderos,
como si fuera ligando con sus vínculos secretos
todas las cosas que han existido
y las que aún están por conocerse.
Por eso uno muere, para alcanzar la inmortalidad;
por eso uno, en la brevedad de sus días,
duda y, al hacerlo, descubre lo inagotable
de la realidad, su propia alianza con lo infinito,
como si el universo fuera un colosal tapiz
del que con sólo tirar del hilo de una vida
pudiera deshilvanarse lo incalculable de las mismísimas estrellas. 
 
 

miércoles, 13 de febrero de 2019

Echar de menos


Echar de menos es mi nuevo libro,
disponible en Amazon por el precio de 9,99 euros.
Pinchando en la imagen se accede directamente al portal de compra.



Yo pienso en ti, 
que estás tan lejos, 
y ya estás aquí, a mi lado, 
con esa presencia que sólo tienen las personas 
de las que tanto nos duele su ausencia.



martes, 5 de febrero de 2019

El otro sueño



Una ráfaga de viento apaga
la llama de la tarde y la luz
se marcha a no se sabe qué remoto lugar,
convocando ese temor nuevo y antiguo
del tiempo sin rumbo y sus invadeables anchuras.
La noche, entonces, es todas las noches,
una única e interminable, un agujero negro
que engulle todo lo que se le acerca;
no es el sueño, sino el insomnio:
el otro sueño que ya no se puede abandonar,
del que ya no se regresa;
el sueño de un vacío cielo infinito,
como la muerte, como su pesadilla.