lunes, 26 de octubre de 2015

Papelería


Otra vez el papel en blanco:
menuda papeleta...
Aunque peor lo tienen los que han sido empapelados;
o los que están pasando por todo el papeleo de una separación;
y no digamos ya los sin papeles:
ellos sí que tienen problemas.
Sobre el papel, lo mío no es para tanto;
¡pero qué difícil es escribir algo!
No debo perder los papeles
si lo que quiero es algún día salir en ellos,
en letras muy grandes. Bien sé
que, para lograrlo, antes hay que haber escrito
mucho papel mojado, mucho verso estrujado
en las profundidades de la papelera.