lunes, 26 de octubre de 2015

Papelería



Otra vez el papel en blanco: menuda papeleta,
aunque no debo perder los papeles;
si algún día quiero salir en ellos
debo perseverar en mi papel de escritor.
¡Que nunca sea por haber sido empapelado!
Otros nunca aparecen en ellos: los sin papeles,
tan lejos siempre de cualquier foco.
Tampoco hacer un buen papel como padre y esposo
te exime de que algún día tu mujer te pida los papeles
y tengas que sumirte en todo el papeleo de la separación.
Y bueno, sobre el papel
he conseguido al final escribir algo,
aunque todo lo escrito no sea más que papel mojado,
que acabará en la papelera.

lunes, 12 de octubre de 2015

Algo y nada



En una mano puedo tener una manzana
o no tener nada.
Sin embargo afirmar que no tengo nada
no es afirmar que tengo algo
que posee la propiedad de la no existencia.
Por eso, cuando decimos que no tenemos nada,
lo que queremos es negar que tengamos algo,
no afirmar que tengamos nada,
una no cosa o cosa con la propiedad de la no existencia.
No nos referimos a nada cuando decimos
que nada es mejor que algo,
porque eso implicaría que después de todo
sí existiría algo mejor que algo: nada.
Nada no se refiere a nada,
y es un error pensar que compite con algo
por ocupar un mismo espacio.
En cualquier lugar o hay algo o no lo hay.
Y si no hay nada eso no supone que haya algo,
es decir, una cosa llamada nada.