sábado, 23 de abril de 2016

Dormir sin ti



Paseo y cada una de las fugaces vidas ajenas
con las que me cruzo
contienen la posibilidad de una historia
que siempre intuyo más feliz
que mi vida de testigo sin remedio,
de espía indolente que vive
al filo de una despedida en cada esquina de la ciudad,
así como en las calles de piedra de mi pasado.
Los recuerdos que tengo y los recuerdos
de lo que nunca he vivido
me acorralan ahora que, como siempre,
mi vida se parece cada vez menos a mi vida.
Como un animal, débil y acezante,
lamo mis heridas mientras pienso
que hay algo ciertamente espantoso en dormir sin ti.

jueves, 7 de abril de 2016

Ausencia



Te dicen “la vida sigue”,
pero ¿qué ausencia puede reemplazarse,
qué evidencia de lo irreparable
puede corregirse?;
que “el tiempo todo lo cura”, afirman
sin saber, porque no saben
que el tiempo se ha detenido
desde el instante en que te has ido.