lunes, 28 de agosto de 2017

Vivo del hambre



Es difícil no morir de inanición
alimentado sólo de sueños.
Mas ¿a qué no se acostumbra el hombre
con algo de perseverancia?
Vivo del hambre que hiende mis entrañas
y nunca cesa, pero a veces
libo mi propia pervivencia
del vacío de otra alma que me ofrece sus ojos
y me llevan hasta el mar, hasta amar.

2 comentarios:

  1. Vivo del hambre... qué maravilla, por favor sigue escribiendo así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Te agradezco mucho los elogios! Espero que te pases por aquí más veces. ¡Un saludo!

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.